sábado, 24 de agosto de 2013

Comprar (y a veces llevarse gratis) objetos de segunda mano en Holanda


En ocasiones encontrar lo que buscas es tan sencillo como conocer el término que lo designa. Y en este caso particular el problema es muy parecido en las lenguas española y holandesa. Cualquier extranjero armado con un diccionario averiguaría fácilmente cómo se dice "segunda mano", pero mucho menos inmediato sería llegar al conocimiento de que las tiendas en que se vende este tipo de material reciben el extraño nombre de rastro. En el artículo de hoy aprenderemos cómo se llaman estos establecimientos en holandés, ya que su nombre tampoco es evidente, y estudiaremos los métodos preferidos por los neerlandeses para vender y comprar (o llevarse gratis, que también se puede) objetos que ya han sido utilizados por otras personas.

El término que estábamos buscando no es otro que kringloopwinkel. No sé de dónde viene la palabra rastro (¿no perder el rastro de los objetos que han sido abandonados?) pero kringloop significa ciclo. Las cosas se compran, se utilizan por un tiempo, y cuando ya no son necesarias en lugar de deshecharse pueden empezar de nuevo el ciclo al ser adquiridas por un propietario distinto. Muy ecológico. Y dado que en Europa del norte la aversión a poseer objetos que ya han sido propiedad de otras personas es bastante menor que la que tenemos en el sur (¿o habremos aprendido algo con la crisis?), no tienes más que escribir en tu buscador kringloopwinkel más el nombre de tu ciudad y el google maps te mostrará al momento multitud de tiendas de segunda mano cerca de tu zona.


Típica kringloopwinkel con de todo un poco
Que encuetres algo útil depende ya de tu suerte


Pero estas tiendas, a pesar de ser numerosas, no constituyen el modo más eficaz de encontrar lo que buscas. Lo que más usan los holandeses para estos menesteres es el marktplaats, una web del país para compraventa de objetos de segunda mano. ¿No os he ido diciendo que la tendencia en Holanda es tener websites para todo? Pues si metemos este dato en una coctelera junto con una larga tradición comerciante y el horror al dispendio superfluo que dictan sus raíces calvinistas... voilá (o ta-daaaa, como dicen estos anglohablantes con un poquito más de emoción de la imprescindible) nos sale el markplaats.

El marktplaats viene siendo como un ebay de andar por casa en el que todo holandés que se precie coloca a la mínima de cambio cualquier cachivache que le sobre por casa. Se dice que existen apartamentos enteros amueblados con material sacado del marktplaats. Hay casos en que sorprenden la molestias que algunos llegan a tomarse para acabar vendiéndote una tontada de dos euros. Si entramos lo suficiente en marktplaats acabaremos topando con alguno que venda a su mismísimo abuelo. De hecho déjame escribir abuelo para comprobarlo.... Casi casi.




Y muy importante: muchas veces ofrecen objetos gratis (o a un precio simbólico) para quien quiera ir a buscarlos (gratis af te halen). Ambas partes salen ganando: lógicamente el interesado, pues se lleva un regalillo por la cara pero también el ofertante, que no tiene que molestarse en desmontar un mueble pesado y bajarlo a la calle. Podíamos aprender un poco de esta filosofía, que nosotros somos bien rápidos a la hora de tirar cosas al contenedor (por no hablar de casos sangrantes como alguna gente de mi ciudad que bajaba los sofás a la basura justo el día en que llovía para que nadie pudiese aprovecharlos).

Usar el marktplaats es fácil, el único problema es que se halla íntegramente en holandés. En el siguiente video encontraréis un pequeño resumen sobre como utilizar esta aplicación y el significado de los términos que más aparecen. ¡Échale un vistazo, seguro que encuentras lo que necesitabas cerca de tu casa!


                           




¡Si te ha gustado dame un like en Facebook!

Y si no quieres perderte lo próximo, sígueme aquí

3 comentarios :

  1. En Enschede existe una tienda que se llama Het Goed y que se surte de articulos de segunda mano, yo no he ido pero una amiga se compró un juego de loza muy lindo.

    ResponderEliminar
  2. Si quieres saber el origen de la palabra "rastro" puedes leer el último parrafo de este enlace, pero NO te lo recomiendo porque es origen un poco desagradabre,
    http://www.elrastro.org/origenes-2.htm
    El que avisa... Francisco Manuel (Sevilla)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, pues al final sí que venía del "rastro" de algo. Curioso!

      Eliminar